COMPANIA

Desde que existe, KaRNaVIrES cuestiona el espacio público, contándoles historias a las ciudades de hoy, mientras desarrolla una escritura dramática y una escenografía para el espectáculo callejero.

Queremos por un momento alejar el espacio público de sus habitantes, vetárselo para luego restituírselo mejor invalidando así la visión única a favor de una infinidad de miradas.

A lo largo de los años, en un principio, arraigados al teatro musical, no hemos dejado de confrontar nuestro trabajo con el espacio urbano, construyendo así una originalidad artística en el ámbito de las artes de la calle: esta escritura tiene que ver, a la vez con el teatro por sus convenciones, con el cine por su enfoque, con la ópera por su lirismo, con la sinfonía por sus movimientos.

El universo del teatro callejero con sus mecanismos, sus incógnitas, sus principios de alteración, su existencia reciente y sus orígenes antiguos, nos confiere los derechos y las obligaciones:

- De una libertad de movimiento a través de las formas narrativas y escénicas.

- De una igualdad de oportunidades en pro de un teatro en todas partes y para todos.

- De una fraternidad, porque la cultura, más precisamente la acción cultural, debe ser un ejemplo y un vector de solidaridad social, económica y artística entre los miembros de la compañía y los facilitadores y organizadores institucionales, para un público ciudadano.

Por más de 25 años, las Colectividades territoriales, los municipios, el Departamento (des Bouches du Rhône) y la Región (Provence Alpes Côte d’Azur) nos han acompañado en nuestro trabajo con la gran cantidad de programadores que confían en nosotros.

La Compañía cuenta con la ayuda permanente del Consejo General de Bouches du Rhône, del Consejo Regional Provence Alpes Côte d’Azur, de la Comunidad Urbana del Pays d'Aix (giras por los municipios). La compañía tiene una Acreditación del Ministerio de la Educación Nacional (para los talleres que se hacen en las escuelas) y tiene también la etiqueta MP 2013 (Marseille Provence 2013, capital Europea de la Cultura), pero sin ayuda específica para las coproducciones.